Las restricciones en el calado de las embarcaciones para navegar por debajo del nivel del agua implican que los buques grandes, principalmente de Estados Unidos y China que son los principales clientes del Canal de Panamá, deberán pasar con menos carga, lo que se significa menores ingresos.

La fuerte sequía relacionada con el fenómeno de El Niño ha bajado precipitadamente el nivel del lago Gatún, obligando al Canal de Panamá a imponer esta semana un nuevo ajuste a la profundidad que afectara el tránsito de los barcos a través de la vía que recientemente fue expandida.

Las restricciones en el calado de las embarcaciones para navegar por debajo del nivel del agua implican que los buques grandes, principalmente de Estados Unidos y China que son los principales clientes del Canal de Panamá , deberán pasar con menos carga, lo que se significa menores ingresos durante sus tránsitos.

Este es el periodo más seco que se recuerde sobre la cuenca hidrográfica del canal y además está golpeando a pequeñas aldeas indígenas que viven y dependen del turismo a orillas de los afluentes de la zanja interoceánica.

Señaló Steve Paton, encargado del Programa de Monitoreo Hídrico del Instituto de Smithsonian de Investigaciones Tropicales: «En este año no creo que haya problemas con el agua potable porque el evento no fue tan severo como pudo haber sido debido a los recursos que tenemos”.

El experto además agregó: «En cuanto al futuro es difícil pronosticar, pero estamos observando en el área del canal que los eventos climáticos son cada vez más extremos… las sequías y las ocho o nueve tormentas más grandes han ocurrido en los últimos 20 años, de igual forma 2014 a 2016 fueron los años más secos en la historia del canal”.

Por el canal ampliado diariamente cruzan un promedio de 7,5 Neopanamax, aunque dependiendo de la programación han atendido hasta 12 tránsitos por día. Más de 6.000 buques lo han cruzado desde su apertura.

Los ajustes de calado no se estarán aplicando al viejo canal, aunque éste no ha escapado antes a este tipo de medidas producto de las sequías.

Panamá es considerado como uno de los países del trópico húmedo con mayores niveles de precipitación en el año y en el 2018 se registró uno de los años con más lluvias en la historia de la cuenca, lo que según opiniones de los expertos ha ayudado a amortiguar la actual sequía.

«Los lagos Gatún y Alajuela han estado por debajo de los niveles óptimos, pero por otra parte pudiera haber sido muchísimo peor”, agregó Patón.

Fuente: PanamáÓn

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver