El reconocido restaurante de comida peruana del chef Aristóteles Breña, aperturó su tercera franquicia ubicada en la Plaza Ocean Mall

Daniel M. Alarco Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Luego de emprender hace cinco años con el restaurante Nazca 21 y de abrir un segundo local en San Carlos, el chef Aristóteles Breña empezó este año con una tercera franquicia ubicada en el Ocean Mall de Costa del Este, y cuya carta preserva una de las insignias de la comida peruana: la preparación de platillos a base de mariscos.

Nuestra visita abrió con un pisco sour de aperitivo y una entrada recomendada por la casa: la jalea imperial de mariscos, uno de los manjares más solicitados preparado con chicharrón de pescado y una mezcla de mariscos servidos con yucas fritas y bañados en salsa criolla.

‘Una de las primeras cosas que hicimos fue pensar en nuestro público. Para el público en Panamá nosotros hemos ido adaptando muchos sabores y suavizando algunas salsas y picantes', explica Breña, quien detalla que otro de los platos más pedidos de la carta es sin duda el ceviche tradicional, a base de pescado fresco y cuya cocción se produce en el jugo de limón con cebolla morada y una dosis justa de picor.

Otro plato que presentó el chef fue el afamado pulpo al carbón de la casa, el cual probamos con un pisco sour de tamarindo, una de las renovadas ofertas que prepara la barra de este Nazca 21.

El chef Breña recuerda que en sus más de 20 años de experiencia en el fogón, ha pasado por todos los puestos que componen el negocio de restaurantes y, partiendo de la preparación de mariscos como su especialidad, se ha dedicado a estudiar los ingredientes locales para confeccionar un menú que incluya la fusión de cocinas.

En esa misma línea, el cocinero compartió con nosotros una nueva creación: camarones gratinados a la parrilla en conchas de abanico y servidos con patacones para que el comensal los deguste a manera de montaditos.

De plato fuerte se sirvió un norteño arroz a la chiclayana: arroz verde con una mezcla de mariscos donde destaca el sabor de los mejillones, en contraste con la salsa criolla y la textura de los langostinos.

Otra de las apuestas bandera de Nazca 21, según el propietario, son los langostinos inka, cocinados con una base de reducción de ají panca con vino blanco y un toque de cognac, bañado con una reducción de Oporto y servido sobre una cama de puré de papas.

El chef Breña, quien recibió el pasado mes de marzo un reconocimiento en el restaurante Krave de Trinidad y Tobago, asegura que lo más importante es la frescura de los alimentos y detalla que actualmente se importa limón peruano, uno de los ingredientes base de la gastronomía en la que se especializa.

Para finalizar, el cocinero recomendó probar el pie de maracuyá de la casa, un cierre con broche de oro que selló la promesa de repetir la visita.

Fuente: La Estrella de Panamá

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver