Cada día son más los alojamientos con habitaciones en forma de cápsulas. Desde hoteles hasta aeropuertos ofrecen habitáculos individuales con una cama, una luz de lectura, toma de electricidad propia y un pequeño armario de seguridad. 

Lo último, que aún está en desarrollo, son las cápsulas esféricas flotantes que el Parque Temático Huis Ten Bosch, en Sasebo, Japón, quiere poner en funcionamiento como una atracción más donde hasta cuatro personas podrán pasar la noche mientras su cápsula navega rumbo al parque temático.

La esfera tendrá dos pisos y espacio para que hasta cuatro personas pasen cómodamente la noche en un habitáculo de unos 38 metros cuadrados dotado de cuarto de baño. Imagínese lo que es acostarse en ese espacio y mirar las estrellas mientras se desplaza a una isla durante la noche. Según Huis Ten Bosch, su operador, el costo de esta experiencia, que está prevista para finales de año, será de unos 300 euros.

Este parque posee una isla de 39.000 metros cuadrados a unos 6 km del reciento principal, frente a la bahía de Omura. Allí se están construyendo nuevas atracciones para recrear una original experiencia de aventura.

Huis Ten Bosch es un parque de atracciones ubicado en la prefectura de Nagasaki que recrea los Países Bajos mediante copias de tamaño real de los antiguos edificios holandeses. El parque recibe su nombre del Palacio Huis ten Bosch, una de las cuatro residencias oficiales de la Familia Real holandesa, situado en La Haya.

Este recinto de ocio abrió al público en marzo de 1992 y su ubicación refleja la relación histórica que Japón mantuvo con los Países Bajos y que comenzaron en 1609, cuando los holandeses abrieron un puesto de comercio en Hirado, no muy lejos de Sasebo.

El parque cuenta con una gran cantidad de edificios de estilo holandés, como por ejemplo hoteles, villas, teatros, museos, tiendas y restaurantes, junto con canales, molinos de vientos y otras atracciones como un parque lleno de flores.

El parque es pionero en la utilización de las nuevas tecnologías aplicadas al servicio al cliente, algo habitual en Japón. De hecho, esta misma empresa abrió en 2015 el primer hotel gestionado por robots. Entrar en el Henn na Hotel es llegar a un mundo totalmente informatizado donde los recepcionistas, un robot bajo la forma de un simpático dinosaurio que habla inglés y su compañera que habla japonés, invitan al cliente a pulsar un botón para completar el check in.

Fuente: elmundoalinstante.com

NUEVO!!!!

Volver