Contratar un buen servicio brinda tranquilidad y es un gran alivio a la hora de emprender el camino hacia un nuevo destino

Por Mariana Mutti

¿Estás pensando en tu próximo destino y no sabes que asistencia al viajero te conviene? Por alguna extraña razón, solemos dejar para lo último en el orden de planificación el seguro médico que vamos a elegir y no tenemos en cuenta que es tan importante como saber el lugar donde vamos a dormir durante los días, meses o años que estemos fuera de casa.

Muy pocos sabemos cuáles son las diferencias que tenemos que tener en cuenta al selecionar el seguro que nos acompañará en la travesía.

Por eso, decidí escribir sobre el tema para que, cuando llegue el momento de mirar lo que conviene, tengas las cosas un poco más claras:

Montos

Para empezar, hay que saber que los precios de los seguros varían tanto por los montos que te ofrecen por cada ítem como por la cantidad de tiempo que vayamos a necesitarlos.

No es lo mismo una asistencia que abarque 15 días de vacaciones que una que cubra varios meses de viaje.

Tampoco es lo mismo el destino: para ingresar a Europa, por ejemplo, se necesita una cobertura de más de 30 mil euros. Saber los requisitos necesarios para cada lugar que visitamos es fundamental a la hora de elegir el plan que vamos a contratar.

¿Qué viaje estoy por realizar?

También es importante saber qué tipo de viaje estamos por realizar. Si vamos a hacer deportes extremos o acuáticos, vamos a necesitar un seguro que contemple estas actividades porque de necesitar usar el servicio (¡esperemos que no!) estaremos completamente tranquilos.

En cambio, si elegimos una asistencia que no cubre esta área nos veremos obligados a pagar por un médico y eso, les aseguro, puede costarles una fortuna.

Siempre tengan en cuenta que los valores médicos que manejamos usualmente no son los mismos que nos aplican cuando estamos de viaje en el exterior: afuera, debemos pagar por servicios muchísimo más caros que lo que podemos llegar a imaginar. También es importante destacar que, si elegiste hacer un viaje de placer y subirte a bordo de un crucero, por ejemplo, las cosas también son diferentes. Hay asistencias especialmente diseñadas para cubrir todo tipo de gastos médicos en paseos de esta índole y es más que importante contar con ellas para realizarlos.

¿Y qué pasa si estás por hacer un viaje largo? ¿Y si aplicas a una visa Working Holiday? También existen asistencias para esta clase de planes. Sólo es necesario informarse bien y estar atento a que cubra con todo lo que nosotros creemos que es importante y, sobre todo, explicarle a quien nos está vendiendo el producto qué es lo que estamos por hacer para que puedan sugerirnos otras opciones y orientarnos con mayor precisión.

Pérdida de equipaje y demoras

Hay asistencias que tienen la característica de cubrir gastos por vuelos demorados, cancelados y hasta tienen en cuenta los desastres naturales que puedan llegar a ocasionarse.

Lógicamente, esto es un plus que mucha gente tiene en cuenta a la hora de elegir el mejor plan para su viaje, sobre todo cuando el destino al que nos dirigimos suele presentar inconvenientes de este tipo de manera frecuente.

También es un beneficio extra saber que cualquier cosa que pase con nuestro equipaje está protegido por nuestra asistencia al viajero.

Nadie está exento de que la aerolínea de turno mande nuestras maletas en un avión equivocado, que las pierdan o que algún amigo de lo ajeno intente hurgar en nuestras cosas.

Saber que además de la compensación que tiene que darnos el responsable directo contamos con el apoyo del seguro que nosotros mismos elegimos es un extra muy importante.

Fuente: Iprofesional

Volver al boletín

WTM Latin America 2018

NUEVO!!!!

Volver