Dos turistas en una playa de Tailandia.

"Sufrir una apendicitis en Nueva York casi me arruina”. Así de taxativo se muestra un usuario de una conocida web de viajes, en un comentario escrito recientemente. El viajero relata que organizó una estancia de una semana en 2013 para visitar la Gran Manzana, pero no contrató un seguro de asistencia en viajes. El ingreso hospitalario y la intervención quirúrgica se saldó con una factura de más de 30.000 dólares, que tuvo que pagar con un crédito.

Cuando se planifica un viaje es fundamental analizar qué riesgos corremos y si es necesario disponer de un seguro para cubrirlos. Si el periplo nos lleva fuera de España, especialmente si viajamos fuera de la Unión Europea, lo mejor es contar con algún tipo de seguro de asistencia, para evitar facturas inesperadas.

Los siniestros más frecuentes sufridos por las personas que viajan son los problemas de salud. De acuerdo con un estudio elaborado por Unespa, la patronal del seguro, el 40% de los partes que se dan a los seguros de asistencia en viajes tienen que ver con enfermedades. En cuanto a los costes, en caso de que el asegurado requiera asistencia médica los costes asumidos por el seguro pueden llegar a 65.000 euros.

“Las vacaciones son el momento en el que desconectamos de nuestra rutina diaria y ocupamos nuestro tiempo en disfrutar al máximo de cada minuto, pero al viajar pueden surgir imprevistos como enfermedades, accidentes, inconvenientes con el equipaje o problemas que nos obligan a regresar a casa anticipadamente”, explica Nuria Fernández Paris, directora de auto y particulares de AXA.

1. Dime dónde vas y te diré qué necesitas

Dado que los gastos médicos son los más frecuentes y también los más costosos en caso de sufrir un percance durante las vacaciones, es fundamental saber qué coberturas sanitarias tenemos, y a qué precio, en el lugar de destino. Cuando se trata de un viaje dentro de España, el viajero no tendrá ningún problema respecto a la cobertura sanitaria. En la Unión Europea tampoco. Puede que tenga que adelantar algún pago, pero si tiene cobertura sanitaria en España se hará cargo la Seguridad Social.

Ahora bien, si el viaje es a Estados Unidos, a Tailandia o Brasil es más que recomendable tener algún tipo de cobertura sanitaria contratada. De acuerdo con los datos de Unespa, el coste promedio de un siniestro en las Islas Malvinas son 2.300 euros y en Zimbaue 7.370 euros.

En el caso de Mapfre, dos de cada tres viajeros que han tenido que utilizar su seguro de viaje lo ha hecho porque ha necesitado asistencia sanitaria. En el caso de esta aseguradora, un seguro básico para 10 días de viaje fuera de Europa tiene un coste de alrededor de 35 euros. Si es un destino en España o Europa el coste sería de tan solo 10 euros.

2. Más allá de pagar la factura del hospital

Los problemas médicos son el principal quebradero de cabeza cuando se está de viaje, pero no son el único. Los buenos seguros de viaje cubren otro tipo de siniestros que también pueden suponer un revés en nuestras vacaciones. Una cobertura que se utiliza con bastante frecuencia es la vinculada a los gastos de cancelación del viaje. También hay la posibilidad de cubrirse ante la necesidad de regreso anticipado (por ejemplo, por el fallecimiento de un familiar). Además, es interesante tener una cobertura específica para la pérdida o robo de equipaje.

“Este tipo de situaciones no solo son molestas, por el hecho de estar en un lugar que probablemente no conozcamos y en el que no tengamos claro cómo enfrentar cada situación, sino que pueden llegar a tener costes muy elevados”, comenta Fernández Paris.

3. Mira sí tienes ya un seguro de accidentes

Los seguros de asistencia en viaje son paquetes de coberturas que intentan cubrir los imprevistos que puede sufrir una persona cuando está de vacaciones en el extranjero. Ahora bien, los seguros de accidentes y los de salud pueden incluir algunas coberturas más allá de las fronteras españolas, por que habría que comprobar si ya estamos cubiertos y evitar duplicidades.

El seguro de accidentes de Mutua Madrileña incorpora la garantía de asistencia sanitaria en viaje, que incluye gastos médicos en el extranjero hasta 6.000 euros; gastos por el regreso anticipado a causa del fallecimiento de un familiar, así como gastos de transporte por repatriación heridos o fallecidos. Cuando un viaje se paga con una tarjeta de crédito, esta también puede incluir un seguro con ciertas coberturas, como los gastos derivados de una anulación del viaje.

4. Especialistas con gran trayectoria

Aunque tengas un seguro de viaje, el tipo de cobertura puede variar mucho según la compañía. En los casos más sencillos, se limitarán a pagar las facturas que les presentes, debidamente justificadas, por las incidencias en el extranjero. Sin embargo, también hay aseguradoras muy especializadas, que disponen de números de teléfono de asistencia 24 horas, e incluso agentes que contactan con el asegurado para ayudarle con los trámites.

Mapfre cuenta con una empresa, InsureandGo, que es líder en la venta de seguros de viaje online en el Reino Unido y a la que más de dos millones de turistas al año confían la seguridad de sus viajes. Axa tiene presencia en todo el mundo y servicio de atención los 365 días del año. La aseguradora Zurich y Allianz Global Assistence son otros dos de los grandes especialistas en la asistencia en viaje.

5. Seguro especial para deporte extremo

Como ocurre casi siempre con los seguros la clave está en la letra pequeña. Un seguro de viajes normal puede que nos cubra los gastos derivados de una apendicitis en Nueva York, pero si estamos haciendo kayak en las playas de Agadir o de trekking por la Capadocia, es posible que la aseguradora decline cualquier responsabilidad.

En caso de que vayamos a realizar alguna actividad deportiva de riesgo durante las vacaciones será imprescindible contar con coberturas específicas si quequeremos estar a salvo. Dentro del producto Segurviaje de Mapfre existen coberturas específicas para deplazamientos por esquí, caza y safari, golf o deportes de aventura.

Fuente: Cinco

NUEVO!!!!

Volver