“30 millones de personas caminan en una misma dirección y bajo un mismo ideal: “Turismo, La Empresa de Todos”. El problema se origina con una política errada emprendida con el petróleo, que concentró el capital, centralizó la gestión y generó una sociedad subsidiada, pasiva y dependiente”.

Juan Saco Alarcón, presidente de la Fundación Morrocoy, expone que “El Turismo descentraliza la gestión hacia el Municipio, convierte a la sociedad en Participativa y Autosuficiente, desconcentra y democratiza el capital hacia la Microempresa, genera y distribuye racionalmente la riqueza y conduce el Desarrollo hacia las pequeñas poblaciones, con la participación de todas las comunidades a partir de las condiciones geográficas, sociales, culturales, políticas y económicas. El petróleo debe ser principal fuente generadora de divisas que mantenga equilibrio en la balanza de pagos e intervenga indirectamente como instrumento, no como fundamento, en el desarrollo. El dinero es consecuencia y no causa del desarrollo. El desarrollo se fundamenta en el Hombre: creatividad-iniciativa-trabajo y generador de los recursos necesarios para el desarrollo. Para la aplicación de correctivos es necesario poner en marcha una actividad paralela al petróleo que exija el cambio, dando un giro de 180º, pasando de un Modelo Vertical: Paternalista, Centralista, Monoproductor y Dependiente, a un Modelo Horizontal: Descentralizador, Participativo y Autosuficiente”.

La interrelación del hombre con el hombre y del hombre con la naturaleza conformarán la Cultura Turística que nos llevará al: Equilibrio y Crecimiento Socio-económico y Cultural de la Sociedad, convirtiendo al Turismo en la primera actividad socio-económica del país.

¿POR QUÉ EL TURISMO?

Cincuenta años de Boom Petrolero condujeron a una cultura de derroche, monoproductora y paternalista. Una sociedad pasiva, con exceso de burocracia y gasto público, concentración del capital, centralización de la gestión y un Estado Empresarial, dieron como resultado el desequilibrio socio-económico, inflación, desempleo, deterioro de los servicios, inseguridad, delincuencia, facilismo y corrupción. Todos deseamos el cambio y estamos conscientes de la necesidad de ese cambio, pero para ello es necesario un cambio estructural que permita dar un giro de 180 grados. Cada vez que lo intentamos, nuestro subconsciente nos traiciona, el facilismo y la riqueza nos ciegan. Por ello es necesario poner en marcha una actividad paralela al petróleo, que dignifique al hombre y que con su espíritu creativo y su voluntad de trabajo se conviertan en el ente Motor del Desarrollo que: Armonice las necesidades con las posibilidades, colectivas e individuales. Integre los intereses económicos con los valores socio-culturales. Sea fuente de empleo masivo estable y bien remunerado. Exija y valorice una formación integral, académica y laboral. Integre a todos los sectores de la sociedad. Dinamice a toda actividad económica: Construcción, Transporte, Producción, Agrícola, Ganadera e Industrial. Sea el ente de distribución de la riqueza. Lleve el bienestar a las pequeñas poblaciones. Fortalezca al Municipio y la sociedad. Descentralice la gestión. Desconcentre y democratice el Capital a través de la Micro-Inversión y la Micro-Empresa Familiar. Genere los recursos necesarios por impuestos directos, indirectos y colaterales. Fomente el ahorro y la captación de divisas. Conlleve a una mejor calidad de vida y al disfrute de bienes y servicios. Mejore la calidad de los servicios. Sensibilice a toda la sociedad hacia el Servicio y a la Cultura. Conlleve a la reafirmación de la Identidad Nacional. Solamente el TURISMO reúne estos 17 atributos capaces de llevar a cabo ese cambio estructural. La integración del hombre con el hombre y el hombre con la naturaleza configurarán la cultura turística como base de la nueva Venezuela, una Venezuela humana y participativa.

Con Turismo lograremos la Venezuela que todos queremos: Pleno Empleo, estable, bien remunerado. Triplicación del ingreso familiar. Igualdad de oportunidades para todos, donde la iniciativa, la creatividad y el espíritu de superación sean la base de una Sociedad Productiva, Participativa y Autosuficiente, bajo un clima de Seguridad Personal, Seguridad Social y Paz. Todo un complejo filosófico de integración, participación y desarrollo, democratizando el capital hacia la Micro-Inversión y socializando la inversión en función de la comunidad, proporcionándole fuente de trabajo digno, generando un trabajador con cultura, autosuficiente y con capacidad de pago y exigente del servicio de calidad. Educación, Trabajo y Recreación, Integración del que sirve con quien recibe el servicio, lo que nunca pudo ni podrá darle el petróleo: Alegría, esperanza e ilusión, generando y distribuyendo riqueza, en un ambiente de pleno empleo; donde en vez de un contribuyente por cada cinco no contribuyentes, exista un contribuyente por cada dos no contribuyentes, dando lugar a un sistema de seguridad social que proporcione a todos los trabajadores con sus familias acceso a vivienda, salud, educación, transporte y recreación, derecho que todo ser humano tiene.

Adiós a la pobreza del que no tiene, pero necesita tener, del que tuvo y no tiene. Adiós a la delincuencia y a la corrupción. Todos conocemos los problemas, los mismos de hace cuarenta años o más, todos conocemos los correctivos, pero ¿Cuántos conocen la forma de aplicar esos correctivos o cuántos están dispuestos a aplicarlos?

He ahí la clave: TURISMO, LA EMPRESA DE TODOS. ¡Cincuenta años de actividad intensa por lograr el cambio, el cambio que todos deseamos!

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver