Vista aérea del “DUMBO” y los ‘warehouses’

A primera vista parecería que el artículo de esta quincena trataría sobre los parques de Disney y el famoso elefante volador, el cual da nombre a una de las atracciones del mencionado parque. Nada más lejos de la realidad pues, aunque acá los niños también son bienvenidos, son los adultos quienes más disfrutan de “este” DUMBO.

DUMBO es el acrónimo de “Down Under the Manhattan Bridge Overpass” lo que puede traducirse en algo así como ‘por debajo del elevado del puente de Manhattan” y abarca la zona comprendida entre el puente de Brooklyn y hasta unas tres cuadras al norte del puente de Manhattan.

Skyline de Manhattan al atardecer desde Brooklyn (Foto original de Alberto Aristeguieta)

Esta área se ha revitalizado mucho en los últimos años, incluso la influencia de lo que es propiamente considerado el DUMBO llega hasta el sur del puente de Brooklyn.

Una serie de cafés, restaurantes, galerías, chocolaterías, teatros, librerías, tiendas, museos, paseos y parques le han otorgado a ésta zona un especial encanto.

Puente de Manhattan desde Washington Street (Foto original de Alberto Aristeguieta)

Viejas estructuras venidas a menos, casi en ruinas, y que afeaban la zona, fueron rescatadas, reacondicionadas e incorporadas de nuevo a la ciudad. Las más destacadas son St. Ann’s warehouse y el Tobacco warehouse. Viejos depósitos de mediados del siglo XIX de los cuales solo quedaban en pie las paredes, fueron renovados. Hoy son el epicentro de una de las zonas de mayor actividad en Brooklyn. Entre ambas albergan un teatro, un centro de reuniones, galerías y el centro comercial Empire Stores (www.empirestoresdumbo.com) pleno de tiendas, restaurantes, galerías y cafés.

Frente a los ‘warehouses’ encontramos los parques Main Street y Empie Fulton Ferry State Park . Un poco más al norte el John Street Park y hacia el sur el Brooklyn Bridge Park.

Pasear una tarde por estos parques a las riberas del East River, tomar un bocado en alguno de los muchos restaurantes o incluso una deliciosa langosta, saborear la cerveza autóctona de Brooklyn Brewery y todo ello con la mejor vista que se pueda tener del “skyline” de Manhattan es algo que ningún viajero que visite la Gran Manzana debiera perderse.

¡Ah y los atardeceres desde la playa de Pebble Beach son algo para no olvidar jamás!

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

XXVI Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2018

NUEVO!!!!

Volver