La razones de la merma son no solo las fallas en el servicio de transporte y los abusos de los piratas, sino también la falta de efectivo y los altos precios de los servicios

Bajar a las playas del estado Vargas ha dejado de ser atractivo para muchas familias caraqueñas no solo por las fallas en el servicio de transporte y a los abusos de los piratas, sino también por la falta de efectivo y los altos precios de los servicios que ofrecen los playeros, impactados también por la hiperinflación.

"En comparación al año pasado la caída es del 30%", refiere Johan Martínez, presidente de la Cámara Playera de Vargas, quien expresa que la situación podría tornarse peor especialmente en este mes de junio, que es calificado por los prestadores de servicios como "malo".

Señala que ante la situación-país "no es fácil venir a la playa, especialmente si no se tiene carro y si la familia es numerosa. Para venir al litoral algunos pagan hasta Bs 20 mil, pero la mayor especulación se ve en el retorno, cuando les piden desde Bs 25 mil hasta 30 mil para regresar a Caracas".

Manifiesta que los temporadistas se traen "hasta las sombrillas" con tal de ahorrar dinero. "Se vienen hasta con el agua, la comida, la patilla, obleas y hasta con el mango".

Sobre los precios, indica que el alquiler de un toldo varía entre Bs 400 mil y 500 mil, mientras que un plato de pescado sale desde Bs 2 millones 500 mil y "se ha convertido en un plato familiar, precisamente por los altos precios. Y es que a nosotros también nos afectan los altos precios de los insumos".

Martínez recuerda que la última vez que la Gobernación de Vargas les vendió insumos baratos fue en enero de este año, mientras que la alcaldía les despachó en Semana Santa con la promesa de que serían constantes, pero no ha sido así.

En cuanto a los métodos de pago, Martínez refiere que ante la escasez de efectivo los playeros se han visto obligados a reinventarse y es por ello que aceptan desde transferencias, pago móvil y pagos por punto de venta".

Explica que algunas de las familias que vienen, sobre todo de Caracas, prefieren playas como El Yate, en Caraballeda, dado a la cercanía que tiene con la parada de los llamados "rojos-rojitos", que cobran Bs 1.500. Otra de las preferidas es Camurí Chico y Los Corales en el este y Playa Candilejas en el oeste.

Privados afectados

También en los clubes privados de Caraballeda y Playa Grande ha mermado el número de visitantes, según refieren fuentes ligadas a estos establecimientos. Recientemente fueron publicadas las nuevas tarifas de ingreso para el club Playa Grande que quedaron de la siguiente manera: Adulto 600 mil bolívares, niños 100 mil, adultos y personas de la tercera edad 300 mil bolívares.

Asimismo a través de las redes se está ofreciendo la venta de acciones de este club entre 5 mil y 4 mil 500 dólares.

Fuente: El Universal

Volver al boletín

Certifíquese como Experto en Norwegian Cruise Line

NUEVO!!!!

Volver