No hay duda de que en Latinoamérica México es líder absoluto en desarrollo del Turismo, sus cifras de visitantes internacionales en 2017 superan los 38 millones, ubicándose en el 8° lugar de la estadística mundial llevada por la Organización Mundial del Turismo, y manteniendo el 1° lugar en relación a Latinoamérica y Caribe.

Detrás de estas cifras se esconde una excelente estrategia promocional desplegada desde mediados de los años 60´, aunada a una búsqueda permanente de grandes eventos internacionales como lo fueron las Olimpíadas de 1968 y los Campeonatos Mundiales de Football de 1970 y 1986. Otra estrategia menos divulgada internacionalmente, pero de gran importancia, ha sido la creación del Fondo Nacional de Turismo de México “FONATUR” en 1974, cuyo antecedente fue el Fondo de Promoción e Infraestructura Turística (INFRATUR), creado en 1969 para actuar como un fideicomiso de fondos del Estado cuyos objetivos eran la promoción y realización de obras de infraestructura turística.

A partir 1974 se integran las actividades fiduciarias de INFRATUR y FONATUR, pasando a ser este último a ser el principal ente oficial para la promoción, financiamiento y desarrollo de proyectos turísticos, adscrito a la Secretaría de Turismo de México (Ministerio de Turismo). Hoy en día FONATUR es el motor financiero del desarrollo turístico mexicano, manejando no solo planes de desarrollo con el sector privado, sino también asistencia técnica para municipios y gobernaciones.Entre las actividades más interesantes de FONATUR está el apoyo a los emprendedores, quienes también cuentan con programas de apoyo para el desarrollo de ideas de proyectos, y elaboración de planes de negocios. 

En los gráficos que se incluyen se pueden observar los flujogramas de actividades, tanto para la Asesoría de Proyectos Turísticos, como para la Calificación de Proyectos Turísticos.

Creo que en Venezuela, una vez que hayamos superado esta profunda crisis política, económica y social, nos tocará manejar un modelo parecido en el cual se integren fondos de la denominada Gaveta Turística, con fondos de inversionistas privados, y otros obtenidos por la vía de conversión de deuda en inversión; de esta forma, las zonas que se declaren como prioritarias para el desarrollo del turismo internacional receptivo y para el turismo interno, podrán impulsar importantes proyectos que permitan generar flujos permanentes de visitantes que generen ingreso, empleos directos e indirectos, emprendimiento en servicios recreativos, mantenimiento y suministro de bienes; así como impuestos y tasas para municipios y gobernaciones.

El desarrollo masivo de proyectos de turismo sostenible absorberá muchos de los miles de técnicos y licenciados en turismo, hoy desempleados, bien como consultores, emprendedores o gerentes. A las universidades y colegios universitarios le tocará actualizarlos, especializarlos o capacitarlos en lo concerniente a gerencia de la sostenibilidad, y en las modernas herramientas informáticas para el manejo de proyectos, operaciones, mantenimiento y control de calidad.

Willian J. Bracho

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

https://plus.google.com/u/0/+WilliamBrachoTurismoSustentable/

Volver al boletín

 

NUEVO!!!!

Volver