El turismo el año pasado batio records en España. Sus pronosticos para este este año era que batirían la cifras del 2017, sin embargo no tomaron dentro de esa estimacion un factor que hasta el momento, no había sido factor a considerar, pero aparentemente eso ha cambiado.

El turismo en España ha sido desde hace muchos años un elemento importante en su economía , siendo uno de sus principales atractivos su agradable clima y gran numero de dias de sol al año.

Pero este verano ha sido especialmente caluroso en el norte del viejo continente. No ha hecho falta volar a España para disfrutar de playas a 30 grados, ya que en países como Reino Unido, Rusia, Francia e incluso Noruega o Finlandia, han tenido puntas de calor muy intenso. Eso ha frenado las reservas de última hora e incluso ha llevado a algunas cancelaciones, algo que no ocurre cuando los veranos llegan fríos en el Norte y la búsqueda del calor anima las costas españolas.

En Reino Unido, según la Oficina de Meteorología, han vivido uno de los veranos más calurosos de su historia, con una temperatura media de 15,8 grados. El 26 de julio, en Faversham (Kent), se marcó el récord: 35,3 grados. Y precisamente Reino Unido, el gran caladero de turistas que visitan España, este año aportó en julio el 5,6% menos visitantes. Desde Francia y Alemania las llegadas bajan un 11,4% y un 6,2%, respectivamente. En junio, en Rusia la temperatura llegó a ser ocho grados más elevada de lo habitual. En julio las llegadas desde Rusia bajaron el 5,7%, también frenadas por la debilidad del rublo. Llegaron el 6,5% menos belgas y un 4,9% menos holandeses.

En promedio, España recibió este verano un 4,9% menos de turista internacionales, con un impacto negativo en la economía de ese pais, aun no cuantificado.

Lo cierto es que la influencia del cambio climatico, ya llegó al turismo.

Fuente: El Pais

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Lo mas leído

Volver