Taller de periodismo y reflexiones literarias; imposición Órden al Mérito de la República Italiana a la escritora Victoria de Stefano, presentación del film “Volverán los prados“; forman parte de la programación de la XVIII Semana de la Lengua Italiana en el mundo, rica en actividades para los amantes de la italianidad en Venezuela, que continua hasta el 11 de noviembre.


Periodismo, cine y literatura han sido parte de los temas centrales desplegados en las actividades de la XVIII Semana de la Lengua Italiana en el mundo, que el Ministerio de Relaciones Exteriores para la Cooperación Internacional de Italia celebra en Venezuela y el mundo. Agenda enriquecedora y apasionante, gracias a la Embajada de Italia y el Instituto de Cultura Italiano de Caracas, bajo el patronato de la Presidencia de la República Italiana.

El Taller “Las fronteras del periodismo”, (“Le frontiere mobili del giornalismo”), fue dictado por Marco Archetti, escritor invitado de honor de la Semana de la Lengua, en el Auditorio del Centro Cultural de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Archetti, brillante escritor, de uso moderno y elegante del idioma italiano, que suele reflexionar sobre el papel del escritor en la sociedad contemporánea, la dimensión de la industria editorial y el significado de la literatura, expuso, a los estudiantes de Comunicación Social, las herramientas literarias utilizables para abordar hechos actuales y presentarlos de manera atractiva. También refirió los desafíos del oficio de escribir ante el fenómeno de las redes sociales y la proliferación de la ficción en el mundo informativo. Marco Archetti, ha publicado ocho novelas de temática variada; abordan fantasía, cómic, venganza, romance, pinceladas históricas y deporte.

La Sala Eugenio Montejo de la Biblioteca Los Palos Grandes, fue lugar de encuentro con el escritor invitado, Marco Archetti, para “Contar historias hoy” (“Raccontare storie oggi”), donde participó Ednodio Quintero, laureado escritor y japonólogo venezolano. Ambos se confrontaron respecto a cómo se acercaron a la literatura, cuáles autores aman y los han influenciado, cuál consideran sea ser escritor hoy; qué sentido siga teniendo la literatura en el mundo contemporáneo, qué papel tiene relatar historias con novelas o cuentos en un mundo en el cual se multiplican distintos canales de relatar a través de los medios sociales.

En otro entorno, el Embajador acreditado en Venezuela Silvio Mignano, en representación del presidente de la República de Italia, Sergio Mattarella, impuso la condecoración de “Cavaliere della Repubblica Italiana” a Victoria de Stefano, en reconocimiento a su distinguida trayectoria como novelista, ensayista y filósofa italovenezolana. “La Órden al Mérito de la República Italiana es la primera y más importante de las órdenes de caballería nacionales y trata de recompensar los logros adquiridos para la nación en el campo de las ciencias, las letras, las artes, el deporte, la economía y en el ejercicio de los cargos públicos, así como en el desarrollo de actividades públicas de caridad y fines sociales, filantrópicos, humanitarios, y distinguir a aquellos que realicen servicios destacados a lo largo de su carrera civil o militar”.

La XVIII Semana de la Lengua Italiana en el mundo concertó cita con los cinéfilos, en el Trasnocho Cultural, para la proyección de “Volverán los prados", película de Ermanno Olmi, conmemorando los 100 años (1918-2018) de la conclusión de la Primera Guerra Mundial. Intervinieron José Pisano, crítico y director general de Cinematográfica Blancica y director de Cines Paseo Trasnocho; y el embajador de Italia en Venezuela, Silvio Mignano. Ermanno Olmi relata en “Torneranno i prati” su particular visión de un conflicto que costó la vida de 16 millones de seres humanos. El maestro italiano restituye en ella, además, la memoria de su padre, llamado a las armas cuando tenía 19 años, para acabar inmerso en la carnicería del Carso y del Piave. Drama que marcó su juventud y el resto de su vida, como hizo con las de tantos otros millones de personas. “Una magnífica y amoratada fotografía con tendencia al pardo enmarca el angosto espacio de una avanzadilla en el arco de una sola noche, cuando llegan un mayor (Claudio Santamaría) y un joven de la zona (Alessandro Sperduti) con órdenes suicidas provenientes de la jefatura militar. Sin embargo, en ese regimiento desalentado, aterido de frío, diezmada por los francotiradores y por una fiebre contagiosa, Olmi quiere, ante todo, que se reconozca la Italia que tanto ama, la Italia campesina, la que calzaba zuecos, la de los mil dialectos y otros tantos gestos y pensamientos vitales más sencillos”.

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver