Entre Hallacas, gaitas, misas de gallo y el encendido de la Cruz del Ávila, se suma una tradición decembrina muy importante como es la “llegó Pacheco”.

Antonio Pacheco, caraqueño galipanero, floricultor de profesión, habitaba en cerro del Ávila en la inolvidable Caracas de los techos rojos.

Pacheco bajada a la Caracas de la época colonial, huyendo del frio que comenzaba desde noviembre hasta finales de enero. Caracas con sus techos rojos

De allí se origina las famosas frases navideñas, cuando se acerca la navidad “Allí viene Pacheco, Llego Pacheco, Se siente Pacheco, Hace Pacheco”.

Este floricultor llegaba a ciudad por la Puerta de Caracas (parroquia de la Pastora), por el Camino de los Españoles. El Camino de Los Españoles

Pacheco llegaba a vender en la iglesia de la Pastora y sus alrededores sus flores. Luego seguía camino al Mercado de las Flores en San José, a terminar de vender su mercancía. Sus recorridos en burro lo hacía tres veces a la semana, con otros galipaneros.

Por este motivo, los caraqueños asociaban el frío y la navidad con Pacheco.

A sacar los abrigos, cobijas, bufandas y a tomar un buen chocolate caliente. 

¡Feliz Diciembre… ....Llegó Pacheco!

Gladys Araujo Ruiz

mundosmagicostesorosmaravillosos.wordpress.com

https://www.facebook.com/katire1971/inbox

Blog: Kaleidoscopio ”Tunel de Mundos Mágicos”

@katire1971

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver