El archipiélago de Los Testigos, conjunto de siete islas y varias rocas de regular tamaño diseminadas alrededor de aquellos, ubicadas en el oriente de la costa venezolana; aproximadamente a 425 km (255 millas) al noreste de Caracas, y a 80 km (48 millas) al noreste de la isla de Margarita.

Testigo Grande, la isla principal y más grande del archipiélago, con 5,4 Kms de longitud de Norte a Sur y 200 mts. de altura sobre el nivel del mar; conformado por dos porciones unidas por un istmo; una pequeña península circular separada por un canal poco profundo y una mediana elevación rocosa, el Peñón de Fuera. Iguana, al Sur de Testigo Grande, con 1.000 mts. de longitud. El Chivo y Morro Blanco, las más meridionales, constituyen el linde meridional del archipiélago.

Los Islotes: Angoleta, donde “al llegar la noche comienza una vida mágica; las angoletas, como legiones de sombras, ocupan cada palmo del lugar, que abandonan con la llegada del alba”. Conejo, a unos 3.000 mts de Testigo Grande, la segunda más grande del archipiélago, su nombre se debe a la gran cantidad de concejos que en épocas pasadas poblaron la isla. Existen diminutos peñascos rocosos que, a manera de rosario, se extienden a lo largo de un kilómetro por su vértice noroccidental. Rajada, al este de la isla principal, presenta una división pronunciada en el cerro que la forma, lo que le da su singular nombre. Noreste, ocupa el vértice nororiental, es la más aislada de todo el archipiélago.

Geológicamente los islotes están formados por rocas graníticas granuladas que forman grandes bloques curtidos por la intemperie, esparcidas entre nutrida vegetación. En Testigo Grande, el granito aparece cubierto de rocas pizarrosas, cuyo color, como el del suelo, es ferruginoso. 

La hidrografía se representa en quebradas controladas por lluvias esporádicas generadas perturbaciones atmosféricas, tormentas ocurridas entre junio y octubre. Posee clima cálido, semi-árido y agradable durante casi todo el año. La temperatura promedio anual está entre 26 y 28°C. La vegetación es abundante y turpida. Las islas Los Testigos, ubicadas entre dos corrientes: de la Amazonia, dulce y cálida, la del Atlántico, más fría; esto trae como consecuencia gran cantidad de alimento; por ello se caracterizan por ser el hogar de una numerosa colonia de aves, así como diversas especies marinas. La pesca se especializa en extracción de langosta. 

William Williams Trujillo, investigador de la historia y formación geológica de las islas, comenta que los isleños comparten un solo y único destino, “Hay en ellos dignidad sin amarguras. Ni imploran, ni maldicen, ni piensan abandonar las islas. Simplemente esperan”. Por su parte, Arturo Uslar Pietri expresó: “La esperanza está viva en la gente venezolana. Todos sabemos que podemos hacer muchas y grandes cosas. Los venezolanos son hombres de la esperanza que a ratos llega a convertirse en actitud mágica ante los requerimientos de la vida. De nosotros depende la felicidad de ellos”.

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver