La isla venezolana de mayor tamaño, después de Margarita. Tiene aproximadamente 25 kms. De este a oeste por 8 de norte a sur. La altitud máxima de unos 40 metros sobre el nivel del mar, la presenta como una enorme plataforma emergida del Océano. Se encuentra en el meridiano de Unare; a 120 kms al Noroeste de La Guaira y a 120 al Oeste de Margarita. En el ángulo Noroccidental emergen los islotes de Las Tortuguillas; al Nor-Este un extenso banco arenoso, Cayo Herradura; al Norte francoel pequeño archipiélago de Los Palanquines, los cayos de Punta Ranchos y Ño Martín; al Oriente, la isleta El Vapor y nueve dimunuytas islas dispuestas en forma de abanico.

Durante el rico y variado Plioceno, última época benigna antes de la cruel invasión glacial, los mamíferos siguieron desarrollándose, se formaron continentes y cesó la lucha entra la tierra y las aguas. Colonias de corales se establecieron alrededor de Los Roques, La Orchila, Las Aves, La Tortuga e islas adyacentes. Fuertes vientos, la corriente ecuatorial y una espesa capa de arenas calcáreas convirtieron, con el paso de los años, una roca sedimentaria de gran dureza. “Así pasaron siglos no contados hasta que, nadie sabe cuándo, hubo un nuevo levantamiento, o mejor dicho, dos, pero de poca extensión y una parte de los depósitos submarinos subió de las aguas a la luz del sol. A este doble levantamiento debe La Tortuga sus dos terraplenes…” Aún hoy se sigue formando esta roca calcárea en las playas de La Tortuga. Geológicamente, La Tortuga es nueva; pertenece al período cuaternario. Se compone casi totalmente de roca caliza de origen corálineo. Existen “pequeñas salinetas secas o con agua salada, estas son sumamente peligrosas por el terreno fangoso, semejante al de los chupaderos que las forman, y que aparece duro y seguro para caminar”.

Afirma Pablo Vila quer a la mitad del camellón, emergencia rocosa que obstaculiza el paso de la corriente litoral, ha motivado la acumulación de sedimentos, los cuales al sobresalir de las aguas, han constituido la isla que por su forma ligeramente ovalada ha sido llamada La Tortuga.

En La Tortuga, al igual que en la mayoría de las islas venezolanas, se desarrolla una rica variedad de especies y formas de fauna coralífera y de flora, que crecen en el seno de las aguas limpias y transparentes. En los manglares abundan lagartijos grises azulados o negruzcos, se alimentan de insectos y hormigas. Existe una especie de camaleón de color sepia claro, de hasta 25 cms de largo; las iguanas alcanzan hasta 90 cms. No se ha encontrado oficios u otros reptiles. Hay moscas, avispas, hormigas, grillos comunes y cucarachas; los tábanos habitan en manglares y los jejenes aparecen durante el invierno. Pero es la fauna marina la que presenta mayor variedad y riqueza. Los peces son abundantes, especialmente carites, lisas, catacos, pámpanos, picuas, lebranches, pargos, etc. En manglares y formaciones coralíneas la fauna adquiere su máximo esplendor y belleza; abundan langostas, ostras, moluscos y esponjas. En las intricadas raíces de manglares de Sureste se ha encontrado el pez torpedo, de alta peligrosidad por sus descargas eléctricas. “La madeja de la vida envuelve a todos los seres vivientes del mar en interminable lucha por la existencia. Para toda planta o animal, los problemas de conservación de la especia son los mismos: comer y evitar ser comidos; cada cual lo resuelve de modo distinto”.

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver