Durante muchos años hemos visto poca variación en los que pudiéramos llamar el TOP 10 del turismo mundial, en cuanto a destinos se refiere.


Invariablemente países como Francia, España y Estados Unidos están presentes con los dos primeros luchando, en aguerrida competencia, por el primer lugar.

El año pasado España aspiraba un importante crecimiento y tenía el ojo puesto en arrebatarle a su vecino, Francia, el sitial de honor como el país más visitado y por ende con mayor cantidad de turistas recibidos. Sin embargo, los acontecimientos en Cataluña, su ilegal y unilateral referéndum independentista, la posterior declaración de independencia retractada pocos minutos más tarde, los disturbios, las protestas, la huida de la comunidad autónoma de más de 7000 empresas, en fin, todo el clima de inestabilidad, echó por tierra las aspiraciones españolas de hacerse con el sitial de honor, retenido por Francia.

No obstante, el clima de agitación francés con las violentas protestas de los chalecos amarillos, las recientes agresiones, actos vandálicos y saqueo a las tiendas de Los Campos Elíseos hacen prever un oscuro futuro en cuanto a las cifras turísticas de este año, lo cual pudiera facilitarle a España alcanzar el tan ansiado primer lugar.

En medio de esta batalla que se libra tanto en sentido figurado como en el sentido más literal posible por lo que vemos en los medios respecto a las protestas galas, ha irrumpido sigilosamente el coloso asiático, si, China.

China aparece en cuarto lugar con 60,7 millones de visitantes recibidos en 2018, por delante de Italia que recibió 58,3 y detrás de Estados Unidos (75,9), España (81,8) y Francia (86,9). El total de turistas a nivel mundial alcanzó en 2018 los 1.400 millones de personas según datos de la OMT.

Obviamente, no tiene el mismo impacto en la economía de un país de 67 millones de habitantes como Francia recibir a casi 87 millones de turistas, que recibir poco más de 60 millones de turistas cuando hablamos de una población cercana a los 1.400 millones de personas en China. En el primer caso representa casi el 130% de la población del país, mientras que en el segundo apenas supera el 4%.

¿Pero, qué pueden significar estos números? Por un lado, la inestabilidad social y política en zonas de Francia y España, así como la saturación de su capacidad instalada hacen más difícil su crecimiento y el que aumenten significativamente el número de turistas recibidos. Por su parte China tiene un enorme espacio para crecer en esta actividad y de la misma manera que durante décadas han venido creciendo sostenidamente en el plano económico, se puede inferir con relativa facilidad, que en el ámbito turístico mantendrán también un crecimiento sostenido el cual los llevará a la vuelta de unos pocos años, al primer lugar de las estadísticas de la OMT como el país con mayor cantidad de turistas recibidos, y luego que alcance ese sitial no veo como lo pudieran perder. Así que si España desea ser el destino número uno en el turismo receptivo, deberá apurarse, el tiempo juega en su contra.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

XXVII Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2019

NUEVO!!!!

 

Volver