La isla de La Blanquilla está situada sobre una plataforma submarina somera, próxima al extremo meridional de la Prominencia de Aves, junto con el archipiélago de Los Hermanos. Se encuentra aproximadamente a 100 kilómetros al Noroeste de Margarita, a 160 al Este de La Orchila y a 172 de Puerto La Cruz. Un cañón submarino separa La Orchila de La Blanquilla.

La Blanquilla fue conocida antiguamente por los cartógrafos como “Isla Blanca”. Posee la forma de una concha de ostra, con una anchura máxima de 11 kilómetros y un área de 52,5 kilómetros cuadrados. El perímetro de la isla es de 25 Kms. Y apenas sobresale unos 30 metros de la superficie del mar. Es una isla plana, con terrazas de arrecifes y suaves colinas donde afloran rocas graníticas desgastadas. En una época estuvo sumergida a poca profundidad, por lo que se cubrió de corales, algas y caracoles marinos, que con sus esqueletos calcáreos formaron una delgada corteza de caliza sobre el granito. El efecto de la erosión, de la lluvia y del viento, que es fuerte y constante, ha dado formas caprichosas y floraciones de extraordinario aspecto. Tiene arcos naturales de caliza coralina, obras arquitectónicas de la naturaleza socavadas en dura rocapor la incesante embestida del mar; cuevas en las formaciones de corales costeños atraen al visitante.

La isla está cubierta por una yerba amarilla que reverdece con las primeras lluvias. Manglares y cardones son abundantes, así como el guayacán, el matapalo y el cocotero. La fauna, escasa, está representada por lagartijas negras, loros, tortolitas y paraulatas. Entre los insectos: moscas, mosquitos y jejenes; está exenta de insectos dañimos. Cuando el Dr. Guillermo Zuloaga visitó la isla en 1950, encontró “burros cimarrones que corrían como zebras al acercárseles”; igualmente halló un matadero de chivos. La avifauna marina es la más abundante, en ciertos meses la isla es invadida por multitud de aves migratorias, “con la particularidad, observa Pablo Vila, de que se encuentran allí aves árticas, antárticas y circunmediterráneas, convergencia rara en la avifauna del mundo”.

El clima es el mejorde todas las islas del Caribe. No conoce el abrumador calor tropical, los vientos aliseos soplan constantemente; está situada fuera de la faja de huracanes. 

La Blanquilla presenta aspectos de gran interés turístico. Es una isla que por su belleza se parece a una de las islas del Pacífico. Sus aguas son más frescas que las de la costa firme; en la bahía de “El Faluche”, el agua tiene una temperatura de 25°C. Sus playas son un verdadero sueño, el brillante esmeralda de la costa, el verde claro del mar que va oscureciendo poco a poco hasta llegar al azul y luego al zafiro de las aguas profundas; las blancas, limpias y suaves arenas que bordean las ensenadas y los cocoteros que inclinan sus suaves penachos ondulantes hacia el mar, hacen de la isla un Tahití Caribeño.

“La Blanquilla no mira hacia arriba ni hacia el interior: tiene los ojos puestos al mar”. Y con razón, el espectáculo del océano es deslumbrante

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver