Las vacaciones son una necesidad en todo trabajador, quien tiene la obligación de trabajar pero también el derecho a descansar. Así se expresa Juan Saco Alarcón, presidente de la Fundación Morrocoy, al referirse al tiempo libre en relación a la duración del trabajo y a las vacaciones periódicas pagadas. 

En los años 40 y 50 se fomentó la construcción de centros vacacionales en todo el mundo para el disfrute de las vacaciones de los trabajadores. En Venezuela se creó una estructura vacacional a nivel oficial en Los Caracas, Río Chico y San Cristóbal. En los años 70 se crearon empresas turísticas a nivel privado y se echan las bases de clubes recreacionales en todo el país. En los 80 los resort, que vienen a llenar el vacío de alojamiento, conjuntamente con la parte recreacional.

En Venezuela se debe insistir en la cultura vacacional. De ordinario, en todas las partes del mundo, el 10% del ingreso familiar se dedica a recreación y vacaciones. En la Ley de Seguridad Social se incluye la recreación, con lo que forzosamente el venezolano tendrá que cumplir, como es el deber sagrado que tiene la familia de esparcimiento durante el año.

El Buró Internacional de Turismo Social adopta el criterio de que el turismo es un derecho del hombre moderno y no una preocupación secundaria de nuestra civilización. En tal sentido se refiere en los siguientes términos: “El Turismo es parte integrante de la vida social contemporánea; por ello el acceso al turismo debe ser considerado como un derecho inalienable del individuo”. El turismo debe traducir una voluntad de desarrollo físico y espiritual del hombre, a quien proporciona el período más propicio para su realización individual y familiar. El turismo debe concebirse como medio privilegiado de maduración humana y tema de conciencia de la unidad profunda de la humanidad. El turismo debe ser y permanecer como afirmación de la libertad del individuo.

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver