Según el diccionario de la lengua de la Real Academia Española, la palabra política tiene diferentes significados, uno de ellos se refiere a: Arte o traza con que se conduce un asunto o se emplean los medios para alcanzar un fin determinado, y, Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado.

Precisamente en base a estas acepciones quiero comentar lo relativo a la Política Turística que implica la orientación que un ente del Estado define, a través de la Ley, Reglamentos, Resoluciones Ministeriales, Ordenanzas, Instructivos, o Documentos de Planificación, para buscar que los planes de desarrollo sean particularmente innovadores y exitosos en ciertas áreas de estos.

Cada vez que un ente de gobierno cambia la forma o interpretación de cómo deben hacerse las cosas en un campo específico, está definiendo o modificando la política aplicable. Las políticas que ya están insertas en instrumentos legales requieren, para ser modificadas, de la aprobación de un nuevo instrumento legal sustitutivo, las demás, pueden ser modificadas por el ente emisor.

El turismo es una actividad socioeconómica muy compleja, en la cual participan directa o indirectamente diversos sectores de la economía.

El sector transporte participa activamente ya que los modos y medios de transporte son vitales para la movilización de las corrientes turísticas desde, hacia y dentro del núcleo receptor; una ciudad que se considere turística o quiera llegar a serlo, tiene que pensar que su transporte urbano lo van a usar por igual los residentes y visitantes, para lo cual pudiera definir ciertas políticas que amparen a estos últimos. A este respecto vale decir que muchas de las grandes ciudades europeas ofrecen alternativas de transporte urbano y visita a sitios turísticos en un solo boleto de transporte.

El sector salud tiene la importante misión de velar por la higiene y salud pública de locales y visitantes, y estar alerta ante cualquier propagación de enfermedades iniciada por cualquiera de dichos grupos.

El sector alimentación tiene la responsabilidad del abastecimiento de alimentos y bebidas; el sector ambiente, que incluye a los parques nacionales, debe velar por el buen aprovechamiento y conservación de los recursos naturales; el sector laboral, conjuntamente con el sector educación, deben garantizar la profesionalización del recurso humano y su adecuada contratación; el sector público debe garantizar la integridad y protección de las personas; y así, otros sectores tienen un rol que cumplir para garantizar el desenvolvimiento de la actividad turística, y en cada uno de ellos pueden definirse políticas para mejorar su efectividad en pro de esta actividad.

A nivel municipal, donde por ley las Alcaldías tienen muchas atribuciones que afectan el buen desempeño de la actividad turística local, se requiere buen criterio tanto del Alcalde como de los Miembros del Cabildo Municipal para definir políticas en las áreas de su competencia, entre otras, protección del ambiente, urbanismo, paisajismo, nomenclatura, sanidad local, recolección de basura y disposición final de esta, impuestos municipales, e incentivos. Si el municipio cuenta con vocación o potencial turístico esto será de suma importancia para su desarrollo armónico y sostenible.

Los Planes de Ordenamiento Urbano (PDUL) y los Planes Turísticos, deben incluir en lo posible todas dichas políticas, y por supuesto incluir y respetar las emanadas por los entes regionales o nacionales cuando le sean aplicables.

En relación con los planes de desarrollo regional, representados básicamente por los planes de desarrollo turístico de cada estado, o eventualmente por elaborados por las corporaciones regionales de desarrollo, donde estas existen, se deben incorporar las políticas nacionales para el sector turístico y otros sectores que afectan o apoyan la actividad turística. Además, deben incluir las políticas propuestas bien para sustituir algunas existentes, o como nuevas políticas para impulsar el turismo.

Aquí uno de los temas importantes es la definición de estrategias para coordinar las políticas regionales o estadales con las municipales, las cuales no pueden ser ignoradas debido a que la mayoría de las competencias que afectan al turismo local son básicamente del poder municipal.

El plan de desarrollo turístico que define el gobierno central a través del Ministerio de Turismo debe recoger todas las políticas que están en la Constitución y las leyes, siendo quizás la más importante la sostenibilidad de la actividad, lo cual hoy día se ha convertido en una política universal que debe orientar a todos los sectores y empresas de un país.

La política de sostenibilidad abarca la sostenibilidad ambiental, extremamente necesaria en estos tiempos, la sostenibilidad económica, y la sostenibilidad sociocultural, que representa el equilibrio que tiene que garantizar cualquier proyecto o actividad respecto al entorno social y cultural que será impactado por los mismos.

El plan también debe incluir políticas acordes con las recomendaciones de organismos internacionales, por ejemplo, combatir la pobreza a través del turismo rural y local; o las que tengan que ver con las facilidades para la incorporación de personas discapacitadas o de la tercera edad.

La modificación de la política aerocomercial buscando aplicar cielos abiertos a ciertas regiones o al territorio en general puede ser de gran impacto para el turismo internacional receptivo y todo lo que en términos de infraestructura y estructura se requiere. También, la definición de una orientación para un nuevo sistema nacional de transporte aéreo que promueva el transporte nacional, regional y local, puede ser de gran impacto en el plan de turismo.

Políticas relativas al desarrollo del turismo juvenil y social pueden servir de fundamento para la presentación de propuestas relativas a redes de paradores de carretera, campamentos, balnearios, etc.

Una adecuada política de facilidades de ingreso al país puede conllevar a retomar la vía de las tarjetas de turismo en sustitución de las visas, las posibilidades de ingresar al territorio nacional con un vehículo de alquiler sin chofer; o poder ingresar al país en un yate deportivo y permanecer por un determinado período de tiempo.

Otras políticas relativas a incentivos fiscales, zonas especiales de desarrollo turístico, bingos y casinos, fondos para promoción, y créditos para el sector turismo pueden tener mucho impacto en un plan estratégico de turismo.

Finalmente, los planes para el desarrollo turístico y las políticas en ellos incluidas, deben tener concordancia y coordinación ya que el país es un todo y requiere que los diferentes niveles de gobierno, nacional, regional o local cooperen para que la actividad turística sea equilibrada y sostenible, produciendo el mayor grado de satisfacción y de riqueza para toda la población residente y la flotante (visitantes), con el menor impacto en los recursos naturales, ambiente y patrimonio cultural. Los objetivos más simples de los planes son la búsqueda de soluciones a los problemas existentes en el sector, y la aplicación de nuevas ideas en función del avance de las tecnologías y el desarrollo en países más avanzados. Las políticas pueden propender el desarrollo de propuestas para que dichos objetivos sean alcanzados.

Willian J. Bracho, MSc.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Instagram: estratega_consultores_wb

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver