Las líneas aéreas internacionales de Europa, Asia y Medio Oriente están desde hace muchos años interesadas en incrementar su presencia en Latinoamérica o hacerse de algunas rutas significativas que puedan generar importantes flujos de pasajeros y buenos ingresos operativos.

Las empresas europeas han luchado desde hace más de seis décadas por dominar el mercado trasatlántico, especialmente hacia México y Suramérica, y en las décadas más recientes buscando afianzarse en el Caribe y Centro América.

Las asiáticas y del Medio Oriente se han empeñado en los grandes nichos de la región, como lo son México y Brasil, aunque no descartan servir otros destinos por razones de conexiones o futuros mercados emergentes. Las trabas para su avance han estado en la poca flexibilidad de los Acuerdos Bilaterales vigentes, especialmente en los temas de quinta libertad, y los relativamente pocos Acuerdos de Cielos Abiertos aprovechables respecto a terceros países que no los tienen aún.

Muchas rutas de más de 12 horas de vuelo podrían ser optimizadas con una escala-mercado intermedia, pero si no se poseen los derechos de quinta libertad no tiene sentido hacerlo. Varios países de la región han liderado los acuerdos de cielos abiertos, entre ellos Chile, Panamá, República Dominicana, Aruba, y Argentina que los está promoviendo desde hace cuatro años.

Lo interesante de lo que viene sucediendo en Chile y Argentina, es que han permitido el cabotaje a empresas extranjeras, varias de ellas ajenas a la región, y esto está cambiando totalmente el panorama.

En el caso de la línea aérea noruega, la estrategia luce muy interesante, primero abrió la ruta Londres – Buenos Aires, posteriormente se estableció en Argentina bajo NORWEGIAN AIR ARGENTINA, como línea aérea de bajo costo, obteniendo permiso para operar 153 destinos, dentro de los cuales se encuentran 80 internacionales. Ahora negocia con diferentes países latinoamericanos para la apertura de dichas rutas, y también para establecerse en ellos como empresa aérea local, lo cual le permitiría tener una red propia en la región, interconectada por ahora con Londres desde Buenos Aires, pero con la visión de que podrá volar bajo terceras y cuartas libertades desde otros países de la región hacia Londres, o cualquier otro punto permitido en la Unión Europea.

La importante maniobra de NORWEGIAN le permitirá en un futuro cercano, aprovechar los derechos subyacentes en los pocos Acuerdos Horizontales que la Unión Europea (UE) ha firmado con algunos países de la región (Ej. Uruguay), donde ellos, al ser empresa designada en varios estados asociados a la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC), organismo utilizado como contraparte latinoamericana de la UE en los Acuerdos Horizontales, podrá operar servicios aéreos internacionales en la región en nombre de los estados que no tengan línea aérea designada en dicho acuerdos, o no tengan sus líneas aéreas capacidad para operar los mismos.

De continuar como van, en pocos tiempo medirán fuerza con los grandes grupos ya existentes, LATAM, AVIANCA y COPA, y tendrán una competencia muy fuerte frente a las empresas europeas IBERIA, KLM, AIR FRANCE, BRITISH AIRWAY, AIR EUROPA y TAP, con las ventajas de la alimentación y distribución interna.

Como imagino que muchas personas no han oído hablar de los Acuerdos Horizontales de Transporte Aéreo, estos se negocian y aprueban entre una Unión o Comunidad de Estados, como la Unión Europea, Comunidad Andina de Naciones, o Comunidad de Países del Caribe (CARICOM), y un Estado en particular, el cual debe tener también una asociación o comunidad internacional de referencia; en el caso de Latinoamérica, al no existir una comunidad o unión que agrupe a todos los Estados, se designó a la Comisión Latinoamericana de Aviación Civil (CLAC) como órgano de referencia, a los fines de los Acuerdos Horizontales entre la Unión Europea con algunos países en la región.

La estrategia utilizada por NORWEGIAN ya la habían utilizado en menor escala y con algunas variantes la antigua TACA, ahora fusionada con AVIANCA; LANCHILE antes de su integración con TAM, y en menor escala COPA.

TACA se hizo del mercado centroamericano a través de la compra de algunas empresas a las que convirtió en filiales (Ej. AVIATECA y TACA Honduras), y otras como LACSA, en las cuales negoció un acuerdo para poder controlar esta. Posteriormente creó TACA Perú y otras filiales, lo que le permitió tener una importante red en la región.

LAN hizo lo propio con LAN Perú y LAN Argentina; AVIANCA creó una filial en Brasil que hoy día está en liquidación; y COPA entró al mercado colombiano como COPA-Colombia a través de la adquisición de AEROREPÚBLICA. La diferencia en los esfuerzos de NORWEGIAN es que esta está preparando una operación envolvente y de bajo costo dentro de Suramérica, y entre Suramérica (por ahora) y Europa, lo cual en pocos años le permitirá tomar una importante cuota del mercado interior sudamericano y del mercado Europa - Suramérica.

El éxito de la estrategia de NORWEGIAN dependerá de que logre superar los problemas financieros por los que ahora atraviesa, ya que va a requerir importante inversión en esta región.

Willian J. Bracho Abogado, Especialista en Derecho de la Navegación

MSc. Gestión del Turismo Sostenible

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.; Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Volver al boletín

NUEVO!!!!

 

Volver