gastronomía

  • Quizá todavía haya quien se pregunte qué efecto tiene la gastronomía sobre el turismo, y lo cierto es que ha pasado a ser el principal aliciente para elegir un destino vacacional. Por ello, los servicios en este sector se requieren cada vez más especializados a fin de satisfacer la actual demanda y las exigencias del turista. Y no hay que hablar sólo del turismo de verano, pues el patrimonio culinario y gastronómico se consume todo el año.

    Tradicionalmente la gastronomía no ha sido utilizada por los gestores turísticos para atraer y mantener a los visitantes de un territorio. Pero en los últimos años los destinos turísticos han visto en la gastronomía una oportunidad para diferenciarse y aportar un valor más experiencial a la propuesta turística.

  • Deleitaron con magistrales cantos de variados géneros. / Foto: CORTESÍA

    Emprendedores del estado ofrecieron a los asistentes: gastronomía, artesanía, bisutería y diversos productos elaborados por manos creativas, mientras los pequeños disfrutaron en los inflables y trampolines.

  • La Viceministra de Trabajo y Desarrollo Laboral (MITRADEL), Zulphy Santamaría, indicó durante la graduación de 150 participantes del curso de Gastronomía, que estos egresados se prepararon para uno de los seis sectores de la economía con una alta demanda de mano de obra como lo es el Turismo (hoteles y restaurantes).

  • MUNICIPIO DE PANAMÁ Degustación en San Francisco.

    Yelina Pérez S. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    El Corredor Gastronómico de San Francisco fue activado a través de la feria que se realizó como parte de la designación por la UNESCO de Panamá como Ciudad Creativa en Gastronomía

  • Investigadores de la Escuela de Hotelería y Turismo de la Universidad de Oriente, consideran que la dulcería y artesanía margariteñas deben ser parte de la oferta turística. / Foto: ARCHIVO

    Investigaciones realizadas por la catedrática Vicdalia Gómez de Lunar, de la Escuela de Hotelería y Turismo de la Universidad de Oriente, núcleo de Nueva Esparta, arrojan que ambos recursos son escasamente ofertados a los turistas. En riesgo tradición dulcera regional.

    Dexcy Guédez | @dexcyguedez

  • Arts + Entertainment District (A+E) es una de las zonas urbanas emergentes de la ciudad de Miami; que está evolucionando para convertirse en una de las grandes capitales mundiales con su estilo de vida de "lujo bohemio".

  • Diversos departamentos del Perú se han visto afectados por fenómenos climatológicos que han ocasionado que algunas carreteras queden cerradas y las personas no puedan movilizarse, y el turismo también se vea afectado, especialmente con la cercanía de Semana Santa, temporada que muchas personas aprovechan para viajar y relajarse. 

  • Después de cuatro años recopilando información sobre la comida autóctona panameña, la Autoridad de Turismo y el chef Charlie Collins finalmente presentan a la prensa e invitados especiales el libro: “T’ACH Cocina Autóctona Panameña”.

    El libro, que contó para su producción con el patrocinio de la ATP, muestra más de 130 recetas de menús típicos de cada región del país, para que tanto expertos como novatos en el arte culinario puedan prepararlas y degustarlas, comentó Collins cuando explicaba a los presentes el contenido de su obra.

  • Una de las cosas que más me gusta hacer cuando voy a Madrid, es simplemente comer!. Su gastronomía es ilimitada y la misma va más allá de lo tradicional, ya que cada día extiende sus fronteras a comidas más exóticas y diferentes, convirtiéndose en un excelente destino gastronómico.

  • Si hay un trabajo al que me quisiera dedicar, es a ser crítico o experto gastronómico. Para esto, es necesario contar con la capacitación y preparación no solo de un paladar agudo, si no también adquirir amplios conocimientos sobre ingredientes, técnicas y fusiones. Los sentidos y la percepción deben ejercitarse constantemente, además de mantenerse al corriente de las nuevas tendencias culinarias y tener disposición ante nuevas combinaciones, sabores y texturas.

    Antes de pecar en comentar acerca de lo que aún me falta camino por recorrer, prefiero ser modesto y definirme como un apasionado por el buen comer. Soy de los que antepone sentarse a probar una comida por encima de adquirir ropa o cualquier otro accesorio. Me considero un buen cliente a la hora de invertir mi dinero en el mundo gastronómico.

    Se que el dinero, representa un obstáculo. Visitar locales y restaurantes, resulta para lo que un profesional de la contaduría diría, el “Debe” supera el “Haber”. No obstante, hay quienes se han refugiado en esta práctica, como refugios de esparcimiento en medio del caos.

  • El próximo 28 de mayo a las 7:00 p.m. se realizará en el Teatro Adolfo Mejía el evento de lanzamiento de Cartagena Ciudad Sabor, con una gran gala musical y gastronómica que en esta oportunidad busca contribuir a la conservación de los Museos: Histórico de Cartagena, Arte Moderno y Naval del Caribe.

    Cartagena Ciudad Sabor es una iniciativa del sector privado que nace para fortalecer la oferta turística de la ciudad, posicionándola como destino de turismo gastronómico, musical y cultural, con un enfoque de inclusión productiva y de competitividad regional.

  • El tour Alegría recibió a Preston Bailey en la provincia de Colón para hacer despegar un ambicioso e interesante proyecto

    Esther M. Arjona - Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

    Antes que dieran las 7 de la mañana, un grupo de periodistas y amantes de la gastronomía ya estábamos reunidos en la estación del Panama Canal Railway.

    Esa fue la primera sorpresa para Preston Bailey, afamado organizador de eventos panameño, basado en Nueva York. La chef Cuquita Arias de Calvo y el chef Isaac Villaverde, de La Tapa del Coco invitaron a Bailey a un tour.

  • 24 horas comiendo en Madrid 

    Lo bueno de Madrid es que puedes visitarlo comiendo sin parar. Y siempre delicioso.

    Lo sabemos: las prisas no son buenas, y menos cuando se trata de comer. Pero a todos nos ha pasado alguna vez, estar con el tiempo justo en una ciudad y querer engullirla hasta que no queden ni los huesos. ¿Verdad? Pues empecemos por Madrid: aquí va nuestra propuesta para comernos la ciudad en 24 horas. ¿Quién se atreve?

    08 h Desayuno

    Las 8 h. es muy buena hora para comenzar el día con un buen desayuno, y un sitio mítico para un primer café es el Café Comercial (Glorieta de Bilbao, 7. Precio café con churros 2,20€), un centenario al que le han lavado la cara con la ayuda del estudio de interiorismo de moda de la capital (Madrid in Love).

    Sus porras mañaneras son de las que sientan precedente para todo el día y ponen el listón muy alto para lo que venga después. Eso sí, si eres un verdadero freak del mundo del café y prefieres algo más de cuarta generación, mejor déjate caer por Rebel Café (Ponzano, 90. Precio medio café 2€), un espacio abierto en la calle con más vida gastronómica de Madrid. Irás por sus cafés de especialidad, pero repetirás por sus tartas de zanahoria. Seguro.

    12 h. Brunch o aperitivo

    Vale, sabemos que el brunch es uno de los grandes hits del momento -más si las 08h de la mañana te parecía muy temprano para ponerte en marcha-, así que si eres de los que se decanta por esta opción, dirígete a Federal Café (Conde de Barajas, 3 o Plaza de Comendadoras, 9. Precio medio: 15€).

    No tienen menú cerrado de brunch, pero en su carta encuentras propuestas dulces y saladas para combinar con bebidas y zumos detox. ¿Esto qué significa? Que puedes brunchear ¡todos los días! Los huevos benedictine y la tostada con aguacate son de lo más solicitado en este café de filosofía healthy e inspiración australiana.

    También se sirve a diario el brunch de Nubel (Argumosa, 43. Precio 15€), el megaespacio gastronómico que parece estar sacar de un futuro inspirado en los años 20, abierto en los bajos del Museo Reina Sofía. Aquí sí hay carta de brunch, para elegir entre cinco concretamente, con platos tan contundentes como migas, huevos fritos con patatas y jamón ibérico, o tortilla de patatas, además de benedictine, por supuesto.

    Pero, si te va más el rollo castizo del aperitivo, vamos a proponerte un sitio infalible para ir a tomar el vermut. Se trata de uno que se sale un poco de lo común. Ya que vienes con el tiempo justo para disfrutar de la ciudad, lo ideal es que te vayas con algo más que el sabor a bocadillo de calamares de siempre, ¿no?.

    Y eso lo encuentras en Las chicas, los chicos y los maniquís (Atocha, 49. Precio medio vermut y aperitivo 10€), una de las aperturas de la temporada inspirada en la Movida de los años 80, presente incluso en la carta, con la que no se cortan y homenajean hasta a la mismísima Massiel (con unas bravas que están de vicio).

    Además del restaurante, tienen una barra de aperitivos y vermuts abierta durante todo el día, con una carta en la que hay desde unas hermenegildas a unas cortezas de cerdo con polvo de maíz o unas Papa Luci Bom, con vinagre y pimentón dulce de la Vera. Vaya, tapillas que parecen las de siempre, pero elaboradas y presentadas como nunca.

    Steal tartar con patata crujiente y parmesano. © Las chicas, los chicos y los maniquís

    14h. Comida.

    Vaya por delante que es muy difícil elegir entre tantas buenísimas propuestas tan solo algunas para recomendar en una visita express a Madrid. Pero hay que intentarlo. Y son éstas.

    Si te va lo gamberro y canalla, la primera parada debe ser Arallo Taberna (Reina, 31. Precio medio 30€), una recién llegada a la capital, pero con muchísima trayectoria en A Coruña, de donde procede este concepto de restaurante-barra a la vista en la que se pueden degustar, de manera totalmente informal y sin protocolos -por no tener, casi no tienen ni cubiertos- maravillosos platos que combinan lo mejor de los productos gallegos con ingredientes traídos de Asia.

    Entre sus propuestas, croquetas nigiri de merluza salpresa, o la solicitadísima coliflor con leche de coco, kimchi y mejillones. Eso sí, olvídate de reservar, debes pasar y coger número, como haces en la cola de la pescadería.

    Si seguimos con la tendencia asiática, no pasar por alto Soy Kitchen (Zurbano, 59. Precio medio 25€), un restaurante de cocina fusión -china y española-, de autor y consagrada al buen producto. Comer a la carta en el local de Julio -nombre por el que todos conocen a su propietario y cocinero- es un placer, pero lo es más si eliges la barra para comer de manera informal -y más económica- unos dim sum o un bao, totalmente artesanales.

    Quien tenga gustos más healthy o saludables, la elección debe ser Honest Greens (Paseo de la Castellana, 89. Precio medio: 11€), tan cuidado por fuera como por dentro. Su carta se compone de platos elaborados con ingredientes que han sido producidos a menos de 100 kilómetros de Madrid.

    Esa es la honestidad culinaria de la que presume este restaurante situado en la zona financiera de la capital. Esa, y que la mayoría de las materias primas con las que trabajan son orgánicas y por supuesto de temporada. Sobra decir que vegetarianos, veganos y celíacos son más que bienvenidos.

    Pechuga de pollo marinada con housemade salsa chipotle en Honest Greens. © Honest Greens

    Y en esta misma línea, Abolea (Sandoval, 12. Precio menú 10,90€), más pequeño pero con la misma filosofía de comida sana y mediterránea. Aquí se come en bowl, es su gran seña de identidad, platos saludables y muy coloristas en los que mezclan -como si fuera un plato combinado muy cool-, verduras, cereales, legumbres, frutos secos y por supuesto alguna pieza de proteína.

    Subimos un poco el nivel de contundencia y nos vamos a por las pizzas. Las de Mamá Chicó (Recoletos, 10. Pizza 10€ aprox.) están causando verdadero furor, tanto en el estómago como en las redes sociales: imposible pasar desapercibidas con esa masa negra (hecha con harinas ecológicas y carbón vegetal) y finísima que las caracteriza.

    En ingredientes, han sabido combinar lo mejor de Italia y Argentina (de donde proceden sus propietarios) con Galicia, donde surgió por primera vez este concepto de restaurante de cocina casera gourmet.

    Nota: para una primera vez, la de ibérico con huevos rotos es toda una sorpresa.

    Y ya, de perdidos al río, ¿qué tal si mezclamos las pizzas con las birras? No puede haber plan mejor, sobre todo si eres de los que disfrutan con buenísimas cervezas artesanas. En Brew Wild Pizza Bar (Echegray, 23. Precio medio 15€) lo han visto claro y han decidido especializarse solo en eso.

    Apuestan por las pizzas al estilo siciliano, con masas elaboradas en el propio local -con su fermentación y todo- y a las que se le añaden ingredientes procedentes de Italia. Y por las cervezas, de autor, con 15 grifos de cerveza artesana que no paran de rotar ni de maridar con cada una de las pizzas de la carta.

    La última propuesta es quizá la más rompedora, aunque cada vez más habitual: comer en el mercado. Si tuviéramos que elegir solo uno de los muchos restaurantes de mercado que están proliferando, nos quedamos con Kitchen 154 (Vallehermoso, 36. Precio medio 15-20€) en el mercado de Vallehermoso.

    Perfecto si te gusta lo informal y, sobre todo, lo picante, pues este restaurante presume de ser un laborotario de comida picante y especiada. Te encantará aún más si lo que te va es la cocina del sudeste asiático, pues es su especialidad. Que no te engañen las apariencias: el formato es de tasca, sí, pero su carta es tremendamente gourmet. Por cierto, tienen nuevo local en la calle Ruiz (entre San Bernardo y Bilbao), a pie de calle.

    18h. Merienda

    Es la hora de llevarse algo dulce a la boca, que es lo que más apetece en una merienda. Y tenemos dos recomendaciones: la primera, para los más clásicos, consiste en un café y croissants de La Duquesita (Fernando VI, 2. Precio croissant 1,80€), la mítica pastelería que ahora regenta el genial y vanguardista Oriol Balaguer. Sus croissants ostentan el privilegio de haber ganado el premio a los mejores de España y solo por eso merece la pena probarlos.

    Y para gustos más atrevidos y de inspiración japonesa, unos mochis rellenos de helado con té matcha de Panda Patisserie (Mesonero Romanos, 17. Precio medio 6€), la pastelería japonesa del restaurante Hattori Hanzo. Es una de las únicas de España en la que puedes merendar como si estuvieras en el mismísimo Tokio, con dorayakis, macarons de flor de cerezo, bebidas artesanales con sésamo negro y tés japoneses. Y con eso está todo dicho.

    Merienda EXCELSA

    21h. Cena

    Y si a la hora de la comida es difícil elegir, lo mismo sucede con la cena. Pero como la idea es que te vayas de Madrid con la sensación de haber visto y comido de todo -y de todo lo mejor-, la elección debería pasar por probar alguno de estos restaurantes.

    Fismuler (Sagasta, 29. Precio medio 35€) es todo un descubrimiento. No te dejes engañar por su estética austera -mucha influencia nórdica e industrial-, porque en el último restaurante abierto por Nino Redruello la comida, de muchísima calidad, y el ambiente, tremendamente divertido, son lo más importante: anclado en la cocina de mercado y de temporada, la carta varía constantemente, pero si coincide que vas y hay tortilla de boquerones frescos con piparras, o un mar y montaña a base de garbanzos, ternera y cigalas, ni te lo pienses y date el gustazo. Por cierto, si ves que te lías y alargas la sobremesas, pide un cóctel y déjate llevar.

    Otra alternativa pasa por dejarse caer por Ponzano y elegir entre las muchas propuestas de la calle. Nos quedamos con uno que nunca falla: Sala de Despiece (Ponzano, 11. Precio medio 30€), quizá el sitio más original, atrevido y gastronómico de la zona -e incluso de Madrid, si me apuras-. Más que un restaurante, es casi un matadero, un laboratorio de operaciones muy carnívoras y pescaderas -en esta sala de despiece gusta la carne y el pescado a partes iguales-, pero en plan bien, que la cosa no va de mancharse (si uno no quiere).

    La carta, escrita como si fuera un alabarán y a boli, es todo un homenaje al producto, sin duda, materializado en propuestas como el lomo de vaca con kimchi y trufa coreana, el solomillo de tomate o el chuletón cenital, para comerlo enrollado.

    Y como sabemos que los amantes de lo japo son muchos, aquí va ‘LA’ propuesta: 47 Ronin (Jorge Juan, 38. Precio menú degustación 72€), un viaje gastronómico por Japón, de norte a sur, en el que no hay ni rastro de sushis. Aquí lo que manda es la cultura japonesa elaborada con la mejor materia prima, las técnicas culinarias más tradicionales y, por supuesto, la innovación, en una cocina en la que, por cierto, no hay fuego (imaginación y destreza al poder).

    De hecho, si lo que primas es el precio, puedes elegir algo mucho más informal y diferente: ¿qué tal unos perritos calientes? Los que lleva haciendo ya desde hace varios años en la capital Paper Boy (Luchana, 11. Precio medio 10€) pueden calificarse de muchas maneras, menos de aburridos.

    Los hace al estilo de su Venezuela natal, callejeros y con muchos toppings, pero eso sí, homenajeando a diferentes países y sus cocinas: está el New York Times, con queso cheddar, cebolla caramelizada y salsa BBQ, el ABC con tomates cherry salteados o El Nacional -el diario de Venezuela-, con cebolla picada, salsa de ajo y repollo. Y siempre acompañados de patatas fritas.

    Y si lo que se prefiere es saborear streetfood internacional en un mismo sitio y sin levantarse de la mesa, una buena idea puede ser darse una vuelta por Mi Kitxen (Hartzenbusch, 8. Precio medio 20€), un restaurante modesto que ha sabido conquistar a todos con unas recetas que invitan a viajar desde México, con su guacamole con pico de gallo hasta China y sus tradicionales chunjuan (rollitos de pasta), pasando por el Caribe y los ceviches de camarón, el pad thai de la cocina tailandesa, el katsudon de Japón o incluso los fish & chips al estilo British.

    Recetas de México a China

    00h. Y las copas

    Si Madrid es una ciudad vibrante de día, más lo es de noche. ¿Dónde? Para una primera vez es básico elegir alguno de los barrios de moda, y nosotros nos quedamos con cualquiera de estos tres. Salesas -el barrio más in del momento- acoge un local tan hospitalario de día como cañero de noche -la inspiración del local es tremendamente rockera y glamurosa-.

    Es Barbara Ann (Santa Teresa, 8. Precio cócteles desde 7€), a unos metros de la Plaza de Santa Bárbara, cuya carta de combinados contiene desde los clásicos hasta las propuestas de autor más atrevidas: desde un Punk, con ron, mango, piña y un toque picantito, al Revolution, hecho con bourbon, jengibre y lima.

    Ponemos rumbo al barrio de Las Letras, un must en esto de salir a pasarlo bien y, cómo no, recomendamos Salmón Gurú (Echegaray, 21. Precio cócteles 8€), la última propuesta del mixólogo Diego Guerrero en la capital. Sí, es una coctelería, muy al estilo de las neoyorquinas años 60, pero de tradicional tiene más bien poco: ni por la estética, bastante excéntrica y luminosa -está llena de neones-, ni por la carta de cócteles, en la que se pueden encontrar los grandes hits de la coctelería de Guerrero -no olvidemos que fue barman de Sergi Arola Gastro, con dos Estrellas Michelin-, y otros de nueva creación. Lo mejor es consultar directamente, porque te dan hasta la posibilidad de hacer tu propio combinado, al gusto. Y por último vamos hasta Malasaña, donde todo sucede. Elegimos un local que rompe con los moldes y los tópicos, como El Ideal (Estrella, 3. Precio cócteles 9€), un sitio sin vergüenza y mucha guasa -un par de martes a la semana organizan un bingo entre los clientes del local, liderado por una de sus socias, la televisiva y divertidísima Lorena Castell-, lo que hace de él un local con un ambiente más que apropiado para salir de copas.

    Aquí lo que se lleva son los cócteles clásicos, desde mojitos y bloody marys, a tequila sunrise y whisky sour. De fondo, lo mejor de la música de las últimas décadas, la mejor excusa para dejarse llevar hasta que el cuerpo aguante -o cierren el garito a eso de las 03h-.

    Fuente: CondéNastTraveler

    Volver al boletín

  • Luego de abrir sus puertas en Florida, Estados Unidos, y en Santo Domingo, República Dominicana, la cadena de comida mexicana abre un local en la ciudad de Panamá

    Esther M. Arjona Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Todo se va preparando para que equipos de una docena de naciones del Caribe se preparan para una competición de comidas y bebidas en el marco de la competición Taste of the Caribbean 2016.

  • Broomch Massage: masaje más brunch, en tu habitación del Ibiza Barceló Portinatx.

    Tanto hemos abrazado esta tendencia anglosajona, que la hemos exprimido al máximo y ahora queremos nuevas experiencias con las que volver a sacarle jugo.

    Los viajeros avezados, esos que saben donde se cuece lo más novedoso de un destino, solían tener marcados en sus mapas los hoteles y restaurantes donde se sirven los mejores brunch –o por lo menos en los que hay que pasar a dejarse ver–, pero esto ya no es suficiente. Necesitan de experiencias más completas que les hagan moverse de la cama un domingo por la mañana o reservar en un hotel y no en otro durante su próximo viaje. El smoothie de fruta natural recién cortada, el bol de avena con frutos secos, los huevos benedictinos y la tabla de embutido y quesos están muy bien, pero ¿por qué no sumar a estas delicias gastronómicas un extra cargado de bienestar?

    BROOMCH MASSAGE

    Mezcla de las palabras anglosajonas brunch y room surge el acrónimo Broomch, al que al sumarle el término Massage, da como resultado la nueva experiencia del hotel Ibiza Barceló Portinatx: un servicio exclusivo que combina un brunch saludable con un masaje relajante en pareja sin salir de la habitación (295€ la pareja).

    Todo comienza en la intimidad de tu cuarto: blanco, impoluto, lumisono y, si así lo has querido, con bañera de hidromasaje y vistas al mar. El sonido de las olas de fondo te recuerda que estás en el Mediterráneo y las fragancias de la aromaterapia que has de dejar volar tu mente. Luego llega el increíble masaje reparador a cuatro manos, dos para cada uno.

    Así narrado podría parecer que ya no fueseis a necesitar nada más para ser felices, pero gracias al programa de desayunos B-LikEat de Barceló todo lo que llegará hasta vuestra habitación para componer el brunch saludable prometido ¡y soñado durante el tratamiento! serán alimentos orgánicos de temporada, birchers, tortitas, panes de masa madre, tortillas de huevos ecológicos, patés vegetales caseros, hierbas aromáticas, siropes, smoothies y zumos naturales y superalimentos con los que coronar los platos, como chía, polen, nibs de cacao o espirulina.

    SPRUNCH

    Seguramente este otro acrónimo formado por spa y brunch lo tengas ya más visto, pero no por ello ha de ser menos deseado. En este caso, lo que el hotel suele ofrecer es un completo circuito de spa que finaliza, en vez de con la sencilla infusión reparadora, con un copioso brunch cargado de alimentos y superalimentos.

    Uno de los más completos es el del Iberostar Grand Hotel Mencey, en Santa Cruz de Tenerife, que arranca con un recorrido de 90 minutos por el circuito de aguas de su inmenso Spa Sensations, equipado con sauna, hamman, duchas de sensaciones, piscinas de flotación, pediluvio y piscinas exteriores (54€ por persona).

    El brunch saludable posterior, servido en el restaurante Papa Negra, se compone, entre otras delicias, de quesos canarios D.O., bollería danesa, ensalada de berros con queso fresco, dátiles, semillas y vinagreta de miel de palma (un superalimento conocido en La Gomera como guarapo), tataky de Wagyu con virutas de pan de cristal y lascas de queso Palmero y una torrija con pan de leche y helado de canela elaborada en el obrador del hotel.

    Fuente: Condé Nast Traveler

    Volver al boletín

  • NIBA, que en dialecto guna quiere decir “arriba, a lo alto, en alto” introduce el concepto “Del campo a la mesa” ofreciendo una experiencia gastronómica inspirada en la diversidad culinaria panameña, mezclando ingredientes frescos y locales con técnicas ancestrales de cocina. 

    (24/3/2018 – web) Panamá.- El Hotel Hilton Panama, en su constante búsqueda de innovar y crear nuevas experiencias que conecten con sus huéspedes y visitantes, abre las puertas de su nuevo restaurante NIBA, un concepto creado para satisfacer a los paladares más exigentes a través de una oferta gastronómica inspirada en la diversidad culinaria panameña.

  • Foto: Todo en Domingo

    ROSANNA DI TURI

    Se agradecen las iniciativas que nos recuerdan, desde la constancia y el trabajo en plural, que sí se pueden lograr avances incluso en tiempos adversos. Este mes se celebra una nueva edición de Margarita Gastronómica, que si bien promueve actividades todo el año, reserva octubre para la más intensa, con más de 45 eventos en 31 días.

  • La Alcaldía de Chacao, a través de la Comisión de Desarrollo Económico Sustentable, que preside el Concejal Diego Scharifker, continúa realizando importantes e interesantes actividades que se presentan al público en general en la Plaza Los Palos Grandes.

  • La Prémiere. Imagen: airfrance.com

    Viajar en avión no tiene por qué ser siempre sinónimo de una mala experiencia culinaria, sino todo lo contrario.

    Por J.M. Towers

    Por eso, algunas compañías aéreas se desviven por mostrar la mejor cocina y encargan los menús de sus principales trayectos transoceánicos a notables cocineros, sin importar dónde se encuentren. Así ocurre, por ejemplo, en Air France, Etihad Airways y Lufthansa. Aerolíneas que ponen a disposición de sus viajeros de clase ejecutiva y primera clase los platos más exclusivos, elaborados por chefs de renombre en la gastronomía mundial. Información facilitada por la web de estilo de vida de lujo azureazure.com.

    AIR FRANCE

    Los afortunados viajeros de primera clase 'La Première' de Air France tienen la posibilidad de probar su apreciado menú gourmet elaborado por afamados chefs con estrellas Michelin como Joël Robuchon, Régis Marcon, Guy Martin, Anne-Sophie Pic y Michel Roth. En la Première es posible elegir la comida con antelación, al reservar el pasaje, y así poder disfrutar, por ejemplo, de inspiraciones asiáticas con sus pescados y mariscos frescos, acompañados de un aperitivo, una selección de quesos y postres perfectamente ejecutados. La opción "à la carte" está disponible en vuelos que parten del aeropuerto Charles de Gaulle de París a Los Ángeles, Nueva York, Seúl, Singapur, Shanghái y Tokio. Y como no podía ser menos en un país que emociona por sus vinos, la carta se actualiza cada dos meses y muestra los mejores vinos de las principales regiones vitivinícolas francesas.

    ETHIAD AIRWAYS

    Son muchos los chefs que contrata Etihad Airways y la gran mayoría trabaja en los mejores restaurantes del mundo. En los vuelos de esta aerolínea de los Emiratos Árabes Unidos, los chefs internacionales ofrecen platos gourmet que nada tienen que envidiar a los mejores establecimientos con tres estrellas Michelin. La selección de vinos que Etihad Airways ofrece en sus vuelos es antológica, pues cuenta con auténticas sorpresas escogidas entre los mejores viñedos del mundo. Además, cualquier persona que necesite un menú especial por razones médicas o religiosas, podrá pedirlo con antelación.

    LUFTHANSA

    Los pasajeros de primera clase en vuelos de larga distancia de la principal aerolínea alemana pueden disfrutar de las artes culinarias de los mejores chefs autóctonos galardonados con estrellas Michelin. El caviar y una selección de gustosos canapés no faltan en su oferta, así como tampoco los mejores vinos de Alemania y otras regiones del mundo. Los diferentes menús son servidos en una elegante vajilla de diseño, con bellas copas de cristal y una elegante cubertería. Además, ofrecen tres tipos de agua y una notable selección de quesos. Durante los próximos meses, los vuelos internacionales hacia Alemania contarán con platos elaborados por los mejores restaurantes de los países donde se originan los vuelos. Así, por ejemplo, los viajeros procedentes de Francia tendrán la oportunidad de disfrutar del buen hacer del chef francés Marc Haeberlin, del premiado restaurante L'Auberge de L'ill, en Alsacia, al este de Francia.

    Fuente: elEconomista

    Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver