En tu viaje te llenarás de cultura, aprendizaje y diversión. Pero siempre es importante conocer el lugar que visitas antes si quiera de comprar el pasaje de ida. Por ello, te brindamos algunos datos curiosos de sitios importantes que te pueden interesar.

1. El Monte Everest, en Nepal tiene una altura de 8,848 sobre el nivel del mar. Pero lo que no sabías es que cada año crece 4 milímetros y que también, anualmente, se mueve un poco hacia su derecha.

2. Mientras el Everest se da su estirón, la Ciudad de México se hunde unos 10 centímetros por año.

3. La “guardia suiza” del Vaticano, en Italia, aún viste el uniforme ‘fashion’ inspirado en el Renacimiento por el famoso pintor Rafael.

4. El subterráneo de Londres fue el primer metro del mundo. Todo un hit en 1863 a pesar de la gran cantidad de humo que había en las estaciones y túneles debido a esta maquinaria.

5. Cada una de las embarcaciones para pasear por Venecia, en Italia, está hecha por 280 piezas de 8 diferentes tipos de madera.

6. La Montaña de la Mesa, en Sudáfrica, en realidad parece una mesa con un mantel encima. Puesto que está cubierta finamente en la cima con nubes orográficas.

7. La Muralla China, la construcción militar más grande del planeta, también es el cementerio más grande del mundo, pues unos 10 millones de trabajadores murieron durante la construcción; y los enterraron en las inmediaciones.

El Japón que no conocen los turistas

Descubrimos un Japón totalmente desconocido para los turistas extranjeros, como los castillos en los que vivían los samuráis, los santuarios sintoístas más inéditos y algunas de las fiestas más antiguas del país del sol naciente.

Izumo Taisha, situado en la prefectura de Shimane, es uno de los santuarios sintoístas más antiguos de Japón. Durante el otoño aquí se celebra el kamuhakari, una fiesta a la que son llamadas unos ocho millones de deidades o espíritus. Durante este período el resto de Japón se queda, oficialmente, sin deidades.

Las prefecturas de Shimane y Yamaguchi están situadas al oeste del país, en la costa del mar de Japón. Es esta tierra de fe, de mitología, de artesanía ancestral y de buen comer. A pesar de ser desconocida para los turistas extranjeros, cuenta con algunos de los santuarios más importantes del país, con castillos de los samuráis y con una naturaleza diseñada para impresionar.

Durante el kamuhakari (encuentro de las deidades) miles de peregrinos de todo Japón llegan hasta Izumo Taisha. Igual que en el resto de santuarios sintoístas, los fieles reciben una bendición escrita en un rollo de papel (o-mikuji) que puede ser favorable o desfavorable. Cuando la fortuna que se recibe es desfavorable, el papel debe dejarse atado a un árbol del santuario.

Miles de flores y árboles, varios lagos, riachuelos y cascadas además de un buen número de puentes y caminitos de piedra se distribuyen en los 40.000 metros cuadrados que componen el extraordinario jardín de Yuushien. Aunque pueda parecer pura obra de la naturaleza, todo aquí ha sido colocado a conciencia.

Durante los meses de noviembre y diciembre, el jardín de Yuushien, ubicado en la isla de Daikonshima, cuenta con una colección de instalaciones lumínicas creadas por diversos artistas. En la foto, el volcán Fuji hecho a base de LEDs.

Las aldeas de Yunotsu, Oomori y Onsentsu prosperaron en el siglo XVI gracias a las minas de plata que se explotaban en la zona, las Iwami Ginzan, que en su tiempo llegaron a igualar en importancia a las de Potosí. Parte de su producción llegaba a España en barco vía Goa y Portugal. Hoy estas minas y sus poblaciones forman parte del listado del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

El santuario de Taikodari fue levantado en 1773 a imagen y semejanza de Fushimi Inari, en Kioto, por el señor feudal Norisada Kamei. Con este acto el gobernador quería asegurar la protección de su castillo en Tsuwano, una petición que no llegó a cumplirse pues la fortaleza fue destruida hasta los cimientos tras la abolición del feudalismo.

La típica cerámica de Hagi es una herencia de las invasiones japonesas de Corea en el siglo XVI. Tras la contienda, muchos ciudadanos coreanos fueron trasladados a Japón, entre ellos un buen número de virtuosos alfareros cuyas delicadas artesanías conquistaron las mesas del señor feudal de Hagi. Hoy está considerada una de las mejores cerámicas del país.

@julioarnaldes

@turismoynegocios

Volver al boletín

WTM Latin America 2017

NUEVO!!!!

Volver