En Venezuela y otros países del mundo, el mes de mayo se vincula a la naturaleza por el hecho de que empieza la época de lluvias y se inicia la temporada de cosechas. La evolución de la costumbre ha llevado a considerarla como una forma de pedir su protección durante el resto del año por intermedio del Velorio de la Cruz de Mayo, fiesta que va acompañada de rezos y manifestaciones musicales propias de cada región, como son los galerones, punto y llano, fulías, malagueñas, romances y tonos.

Esta manifestación religiosa tuvo su origen en el año 324 de la era cristiana, cuando Helena de Constantinopla, madre del emperador Constantino, encuentra en Bizancio la cruz de madera en la que murió Jesucristo; desde entonces se celebra el hallazgo y para la Iglesia Católica sigue siendo motivo de celebración. En Venezuela es una tradición impuesta por sacerdotes y conquistadores españoles que conmemoraban el 3 de mayo como fecha del hallazgo. En pueblos como Choroní y Puerto Colombia en el estado Aragua, la celebración es de suma importancia y tradición; tanto el pueblo como los visitantes participan en la fiesta a orillas del malecón y amanecen al ritmo de los tambores, bailando en honor a la Cruz de Mayo. El estado Miranda tiene el golpe de tambor más fuerte que cualquier otro sitio, pero no se baila porque es un culto a la cruz, sin embargo, se le canta toda una noche; por ello se le llama velorio, por durar el homenaje hasta que las velas se acaben, de la noche hasta el amanecer. En el año 2014 es declarada la Cruz de Mayo en su Diversidad como Patrimonio Cultural de Venezuela.

Al árbol debemos

"La primavera de oro de los araguaneyes", así identificó Rómulo Gallegos la llegada de la primavera en los llanos y sabanas de Venezuela, por la floración del araguaney en los campos de toda la geografía patria, que “parece rendir pleitesía a la belleza de este árbol que luce en el bosque, a lo largo de nuestros caminos, en el interior de nuestras viviendas, como una diadema de oro”. Por lo que el araguaney se hizo emblema del pueblo venezolano».

El 29 de mayo de 1948 se declara el araguaney Árbol Nacional en Venezuela, y se tiene este día como el Día del Árbol. Luego, en 1951, el Ministerio de Educación dispone celebrar la Semana del Árbol, tomando como Día del Árbol el último domingo del mes de mayo.

La Flor de Mayo

La Orquídea, declarada el 23 de Mayo de 1951 como la flor nacional, luego de una exhaustiva investigación de la Sociedad Venezolana de Ciencias Naturales, es originaria de la Cordillera de la Costa. Es conocida popularmente como Flor de Mayo porque en el siglo XIX el pueblo la utilizaba para adornar la “Cruz de Mayo”.

El Turpial

El 23 de mayo de 1958, el Turpial es declarado Ave Nacional. Esta ave, que se caracteriza por su variado y melodioso canto, se reconoce por sus colores amarillo-naranja en todo el cuerpo, excepto cabeza y alas que son negras con partes blancas, y mancha azul pequeña pero intensa alrededor de los ojos. Vive en solitario o en pareja en lugares cálidos, como los llanos, cardonales, matorrales espinosos, bosques deciduos (que pierden las hojas) y bosques de galería en márgenes de ríos.

Volver al boletín

XXVI Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2017

NUEVO!!!!

Volver