Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española la palabra “Resiliencia” proviene del latín resiliens que traduce “saltar hacia atrás, rebotar, replegarse”, y tiene dos significados: 1. Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos, y 2. Capacidad de un material, mecanismo o sistema para recuperar su estado inicial cuando ha cesado la perturbación a la que había estado sometido.

Traigo esto a mi artículo quincenal porque considero que la actual situación del país lo impone. Si bien es cierto que el sector turismo en cualquier país es fundamentalmente un sector de servicios, también es cierto que dichos servicios se refieren casi exclusivamente a transporte de pasajeros, alojamiento, alimentación, recreación, satisfacción, confort, guiatura, cultura y seguridad asociada a los mismos; aspectos que difícilmente pueden garantizarse en estos momentos y que obligan a replegarse, reinventarse, minimizarse, o adaptarse, de manera que cuando las perturbaciones hayan cesado o el ambiente hostil se haya disipado, puedan de nuevo retomar el empuje natural de los negocios y seguir contribuyendo al desarrollo del país a través de la redistribución del ingreso y la generación de divisas.

Ya ha pasado en otros países, en España el sector turismo levantó cabeza poco a poco después de la Guerra Civil Española; en Argentina en la época dura de los 70´ los agentes de turismo se las ingeniaron para sobrevivir; en Chile los primeros años de Pinochet fueron dramáticos, y ni decir de como lograron resistir en países de revoluciones recientes.

En Venezuela la actual rebelión constitucional está agravada con la escasez de alimentos y de otros insumos, por lo que la restitución de la paz tiene que venir acompañada de la recuperación de la economía para que la actividad turística renazca y crezca. Veo con entusiasmo los esfuerzos de ciertas líneas aéreas venezolanas, AVAVIT, AVEMAREP y otros gremios, en promover en el exterior nuevos negocios turísticos para Venezuela, y solo me preocupa que puedan ser sostenibles con la situación actual, pero como dije al principio, hay que desarrollar la resiliencia para poder superar estos tiempos de crisis.

Cuando el país salga de esta pesadilla seguro estoy que lograremos impulsar el turismo mucho más allá de lo que hemos conocido en los últimos 50 años. Fuerza Sector Turismo, Fuerza Venezuela.

Willian J. Bracho Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

https://plus.google.com/u/0/+WilliamBrachoTurismoSustentable/

Volver al boletín

XXVI Exposición Viajes y Turismo AVAVIT 2017

NUEVO!!!!

Volver